Editorial

Vínculo con el legado cultural y futuro

Una nueva etapa comienza para nuestra veterana Asociación Cultural Santiago Apóstol pero que mantendremos su esencia, su espíritu de ser servicio para el estudio y divulgación de la cultura quintanareña.

Quisiera agradecer a todos los socios y los compañeros de la Junta Directiva su apoyo desde el primer momento para tomar las riendas de esta Asociación con tanto peso histórico; especialmente mi reconocimiento personal a ֱÁngel Barrios por su interés en mi persona, por el calor humano y todo el cariño que nos transmite tanto a mí como a mi mujer.

Mi agradecimiento a mi familia por el apoyo unánime que me han brindado desde la propuesta de ser Presidente.

Editorial

Teniendo presente la memoria a Antonio Cano Montoya y todas las personas que nos antecedieron y trabajaron -que son muchos para enumerarlos- que aportaron lo mejor de sí mismos, y al mismo tiempo dieron vida y esplendor a esta Asociación Cultural «Santiago Apóstol», que es Patrimonio in material no solamente de Quintanar de la Orden, sino también de Toledo y Castilla-La Mancha por su aportación constante al enriquecimiento de la vida cultural e histórica de la Mancha Toledana y Regional.

El legado recibido es excelente derivado del magnífico trabajo desinteresado de muchas y valiosas personas que han dejado una huella imborrable en el pueblo quitanareño, la gran mayoría reconocidos en el tiempo por sus conciudadanos, aunque la huella del tiempo nos diluye su recuerdo.

Para el viaje de la excelencia cultural estamos invitados todos los sectores de la sociedad del pueblo de Quintanar, todos los colectivos de la educación, enseñanza, religiosos, música, pintura, folclore, fotografía, escultura, gastronomía, deportiva … Entre todos seguir con la pujanza de actividades y eventos que han situado a Quintanar en un lugar de referencia cultural.

El compromiso de la nueva Junta Directiva es mantener el mismo nivel de relación con las Instituciones públicas, y privadas, con todas las Asociaciones Culturales, sectores económicos, sociales y religiosos para mantener la extraordinaria trayectoria de la Asociación y La Revista «La Encina», que se ha forjado con tesón y calidad humana.

En este año olímpico mantengamos viva la llama de la Cultura y siempre Quintanar nos tendrá a su disposición para mantener encendida la antorcha de la divulgación y conocimiento de la Historia y la Intrahistoria de este pueblo, ciudad cervantina por los cuatro costados y también así hay que reivindicarla, galdosiana. Muchas gracias por vuestro apoyo y sobre todo por la humanidad que me habéis transmitido siempre.


MARCIANO ORTEGA MOLINA