Editorial

Lo que el virus se llevó

Este baldío año 2020, celebrábamos el 40 Aniversario de nuestra Asociación Cultural y la revista que tiene en sus manos. Teníamos previstos una serie de actos, en colaboración con nuestro Ayuntamiento, como era un Concierto de la Banda Sinfónica Municipal, ciclo de conferencias, que se inició el 2 de Julio con Marciano Ortega sobre Galdós y que a ser posible seguirán, al igual que la Semana Cervantina del 20 al 23 de Octubre (D.m.).

El programa de Festejos de nuestra Feria y Fiestas 2020, por gentileza de la Presidenta de la Comisión de Festejos: Ana María Serrano y la Cronista de la Villa: Isabel Villaseñor, iba a ser ilustrado con motivos de la Revista «La Encina», pero todo lógicamente queda para una mejor ocasión. Menos mal, que el 23 de Febrero pudimos celebrar nuestra Misa Aniversario y una comida a nuestros asiduos colaboradores.

Tantas ilusiones y proyectos que se han evaporado por un «enemigo invisible» e implacable, que nos ha robado el tiempo, sonrisas y carmines de labios, abrazos… y muchos seres queridos fallecidos, en una primavera triste y oscura, que nos ha marchitado y destemplado el alma. Son tiempos duros y difíciles, pero hay que seguir adelante, valorando más lo que tenemos o hemos tenido.

El maldito virus, nos ha hecho parar y pensar, priorizando otros aspectos como la familia y amistades y sobre todo valorando la comprensión y entrega de nuestros Sanitarios y tanta gente voluntaria, a la que estaremos infinitamente agradecidos y nos han devuelto la pasión por «vivir la vida».

Debemos se seguir prudentes y cautelosos, una llamada especial a los más jóvenes. Nuestro cariño y apoyo a las familias más vulnerables. Dejemos a un lado la crispación por la política, se impone más que nunca la unión y solidaridad entre todos. Poco a poco, a lo mejor hay que «reinventarse» y regresar a nuestras rutinas y solapada normalidad.

Anhelamos la vuelta presencial a las aulas de nuestros estudiantes y el apoyo y asistencia a los actos culturales de nuestro simpático y empático Quintanar de la Orden, que va «moldeándose» a la nueva y singular realidad impuesta.

Aprovechemos y disfrutemos el presente, ya que el futuro puede ser incierto en algunos aspectos, pero que confiemos que será mucho mejor, con la ayuda de nuestra Patrona Ntra. Sra. de la Piedad. Es nuestro mejor y entrañable deseo.

REDACCIÓN