Editorial

Una placa para el padre Juan

Iniciamos el 2021 con la esperanza puesta en la anhelada VACUNA. Antes el pasado 18 de Diciembre, otra fecha para recordar. Por la mañana en el Ayuntamiento, se firmaba con ACUAES el primordial y necesario convenio para el proyecto de la Depuradora de Aguas Residuales; ya por la tarde, en un acto sencillo y entrañable, como era el inolvidable Padre Juan Martín de Nicolás Cabo «Chani» (1925-1990), se le descubría una placa en mármol realizada por Ramón Pintado, en la fachada de la casa, que le vio nacer, en la calle Grande nº 20, con motivo del XX Aniversario de su fallecimiento.

El pueblo de Quintanar, en su memoria le dedica este recuerdo y emotivo homenaje, tras 65 años de vida ejemplar, por su gran legado y gran referente para todos.

El promotor y «alma mater” fue su gran amigo: Baldomero López-Brea González, y el Ayuntamiento enseguida acogió muy bien la idea, poniendo mucho interés el Concejal de Infraestructuras: José Maria Viller, ambos presentes en el acto, al igual que el alcalde; Juan Carlos Navalón, el Delegado del Gobierno Regional en Toledo, nuestro Francisco Javier Ubeda Nieto, quienes tomarían la palabra glosando la figura del insigne historiador y jesuita, también nuestro Presidente: Antonio Cano Montoya se refirió a los contactos con el Padre Juan en 1979 para que colaborara con «La Encina”, haciéndolo en 50 números. Nuestra Asociación mantiene ya 30 años, el Premio a la Cultura que lleva su nombre como agradecimiento y respeto por todo lo realizado.

Debiera de haber estado toda la Corporación Municipal en pleno, el acto lo merecía. Contándose con la presencia de ediles representantes de los distintos grupos políticos, menos Unidas-Podemos. En representación de su familia, estuvieron sus queridas sobrinas: Piedad María y María de los Ángeles y su pariente la pintora: Carmen Nieto Martín de Nicolás, además de prensa local, plasmando todos su gran labor humanista y costumbrista, recopilando nuestra historia, recabando y atesorando lo nuestro, sirviendo como ejemplo para las generaciones venideras, por su gran fe y amor a su pueblo y La Mancha en general.

En la placa se plasma una foto del admirado Padre Juan, captada en la boda de Baldomero e Isidora en Toledo, el 18 de Marzo de 1968. Como reza el dicho popular «es de bien nacidos, ser agradecidos”, aunque seguimos pensando que los reconocimientos y homenajes se deben de dar en vida.


REDACCIÓN