Editorial

No existe relevo generacional

Mucho se está hablando últimamente del cierre de conocidos y emblemáticos establecimientos de restauración en nuestro pueblo, algunos muy céntricos, veteranos y concurridos, de una gran trayectoria profesional.

El tema es que los propietarios de estos negocios de hostelería o del comercio, carecen de relevo generacional en su familia, para seguir detrás de la barra del bar o restaurante, o mostrador del establecimiento en cuestión. Algunos prefieren un «traspaso», pero la inversión que se ha hecho en esos locales (propios o alquilados), ha sido muy alta y los que aspiran a regentar esas actividades, (la mayoría gente de fuera), no pueden soportar las altas cantidades económicas solicitadas.

Bar Las Cuevas

Así proliferan en nuestro Quintanar multitud de locales cerrados, con letreros o sin ellos de venta o alquiler. Y no hablamos de las viviendas vacías, que se distribuyen por toda la localidad, tanto en el casco antiguo y sus aledaños, prefiriendo los nuevos barrios y urbanizaciones del extrarradio.

¿Remedio a esta lamentable y compleja situación? Muy difícil de solucionar, como ocurre en otras poblaciones de alrededor.

Mientras tanto sigamos apostando por nuestro comercio local más que nunca. El Ayuntamiento hace lo posible por promocionarlo y dando a conocer, con campañas ofertando puestos en el Mercado Municipal, ferias, concursos de escaparates, etc.

Recíprocamente nuestros industriales y comerciantes, siguen apoyando con sus anuncios publicitarios o en especie las múltiples y diversas actividades culturales, deportivas y festivas de nuestro pueblo y eso demuestra una gran GENEROSIDAD, que debemos de valorarla cada vez más. Nosotros les transmitimos una sincera y emocionada gratitud.

También nos emocionó el fallecimiento de la recordada ex-concejal del PP y excelente artista plástica: Marisol Molina de Benítez, reproduciendo en la «portada» de este número esta puerta manchega a la esperanza de color azul-añil, ella que estuvo aliado de Antonio Arnau y colaboradora en tantos aspectos de nuestro Quintanar, que ha vuelto a vibrar en los pasados actos de Semana Santa, otra de nuestras pasiones, a pesar del viento y la lluvia, suspendiendo, acortando y desluciendo procesiones.


REDACCIÓN